miércoles, 16 de octubre de 2013

Fibromialgia y ejercicio físico


Terapia física para la Fibromialgia

 

Título en Inglés: Exercise Therapy for Fibromyalgia

 

Autores: Angela J. Busch, 1 Sandra C. Webber,1 Mary Brachaniec,2 Julia Bidonde,3 Vanina Dal Bello-Haas,1 Adrienne D. Danyliw,4 Tom J. Overend,5 Rachel S. Richards,6 Anuradha Sawant,7 and Candice L. Schachter1

 

1School of Physical Therapy, University of Saskatchewan, 1121 College Drive, Saskatoon, Saskatchewan S7N 0W3 Canada

2Cochrane Musculoskeletal Group & CIHR-IMHA Knowledge Exchange Task Force, 229 Bessborough Avenue, Moncton, New Brunswick E1E 1R3 Canada

3Community Health & Epidemiology, University of Saskatchewan, 501-121 Research Drive, Saskatoon, Saskatchewan S7N 1K2 Canada

4218 Buckwold Cove, Saskatoon, Saskatchewan S7N 4V9 Canada

5School of Physical Therapy, University of Western Ontario, 1201 Western Road, London, Ontario N6G 1H1 Canada

63355 Robinson Road, North Vancouver, British Columbia V7J 3P7 Canada

7London Health Sciences Centre, 339 Windermere Road, London, Ontario N6A 5A5 Canada

Angela J. Busch, Email: angela.busch@usask.ca .

Publicado en: Curr Pain Headache Rep. 2011 October; 15(5): 358–367

El síndrome de fibromialgia, es una condición crónica que generalmente se caracteriza por un dolor generalizado, sueño no reparador, fatiga, alteraciones cognitivas y otros síntomas somáticos que afectan de manera negativa las funciones físicas y emocionales, y reducen la calidad de vida. En el tratamiento de las personas que padecen fibromialgia, frecuentemente se recomienda la realización de ejercicios, y el interés por estudiar los beneficios del ejercicio para este tipo de pacientes se ha incrementado sustancialmente durante los últimos 25 años. Las investigaciones han demostrado que el entrenamiento aeróbico y el entrenamiento de la fuerza mejoran el estado físico y la aptitud física, reducen los síntomas de fibromialgia y mejoran la calidad de vida de estos pacientes. Además, también se han investigado otras formas de ejercicio (ej. Tai chi, yoga, caminata nórdica, técnicas con vibración) y otras actividades como las relacionadas con la vida diaria, para establecer sus efectos. Este trabajo de investigación destaca los resultados de ensayos aleatorizados y controlados y revisiones de ejercicios para personas con fibromialgia, e incluye información sobre los factores que afectan la respuesta y la participación en los ejercicios, y puede servir de de ayuda para médicos en la toma de decisión y prescripción de ejercicios y actividad física, con el fin de optimizar la salud y el bienestar.

Palabras claves: Fibromialgia, terapia no farmacológica, manejo del dolor, ejercicio.

 

lunes, 16 de septiembre de 2013

Tiroides y selenio






 
Un interesante trabajo de investigación titulado: Selenio y tiroides, publicado por el Dr. Ariel Sanchez, del Centro de Endocrinología, Rosario.

Publicado en Español en la revista Glánd Tir Paratir 2009; (18): 40-45
 
Resumen (transcripción del resumen publicado en español)



A partir de los años ’50 se reconoce al selenio (Se) como nutriente esencial, ya que su deficiencia severa causa necrosis hepática y miopatía. La tiroides contiene más Se por gramo de tejido que cualquier otro organo.

El Se integra proteínas, llamadas selenoproteínas; éstas actúan como mecanismo defensivo contra el estrés oxidativo, regulan la función tiroidea y el estado redox de la vitamina C y otras moléculas. Hay dos formas tisulares de Se: selenometionina y selenocisteína; la segunda es la responsable de la actividad biológica del Se. Dos compuestos inorgánicos de Se, el selenato y el selenito, se usan frecuentemente para suplementación oral del elemento y fortificación de alimentos, y tienen buena biodisponibilidad. El requerimiento diario recomendado es de 15-20 μg en infantes y niños, y 55 microgramos/día en adolescentes y adultos.
 

Las dosis "terapeuticas" utilizadas son de 100-200 microgramos/día. El catabolismo de las hormonas tiroideas es regulado por medio de tres desyodinasas de yodotironinas –selenodependientes–, y su deficiencia causa un aumento en los niveles séricos de T4 y de rT3; sin embargo, este efecto es leve, y no tiene consecuencias clínicas evidentes. Combinada con deficiencia de yodo o con la presencia de bociógenos (p. ej., tiocianato), la deficiencia de Se podría ser un tercer factor capaz de explicar la endemia de cretinismo predominantemente mixedematoso en el Congo. En este artículo se revisan los conocimientos actuales sobre el posible rol del Se en procesos inflamatorios crónicos de la tiroides, en la regulación de la autoinmunidad tiroidea, y en la oncogénesis.

Palabras clave:
selenio, tiroides, selenoproteínas, tiroiditis, cáncer, deficiencia